:: Respiro familiar Ea

Del 6 al 8 de Junio de 2008
El fin de semana del 6, 7 y 8 de Junio de 2008 nos fuimos de respiro familiar a Ea, un bonito pueblo de la costa vizcaína. Pasamos el fin de semana en el caserío Andutza donde; al margen de pequeños problemas técnicos, lo pasamos muy bien.

VIERNES 6
A las 17:30 nos juntamos todos en la asociación y en el minibús de siempre pusimos rumbo a Ea llegando a nuestro destino alrededor de las 19:00. Cuando llegamos nos encontramos a los electricistas intentando montar unas lámparas en el porche, así que una vez instalados decidimos dar un paseo por los alrededores de la casa para dejarles trabajar. Pero ese fue un problema menor ya que los electricistas rompieron una tubería y no había agua en la casa por lo que tuvimos que retrasar un poco la cena. Para pasar este inesperado tiempo libre jugamos al socorrido juego de la oca PKU que todavía les sigue gustando ya que las preguntas y los premios cada vez son distintos.

Después de cenar a eso de las 10:30 tuvimos sesión de cine con “Los Simpson, la película”, estos dibujos son los preferidos de muchos los chavales así que teníamos el éxito asegurado, les encanto.

SABADO 7
El sábado a las 9:30 recargamos pilas con un suculento desayuno y nos fuimos de excursión a Ea; la casa está a dos kilómetros del pueblo y nos pareció que seria un paseo bonito por lo que decidimos bajar andando en lugar de coger el autobús. Una vez en Ea visitamos la zona de la playa y subimos a la atalaya donde pudimos sacar unas bonitas fotos. A eso de las 12:00 empezaron a caer unas pequeñas gotas que hicieron que levantáramos campamento y volviéramos a casa.

A la tarde después de una reparadora siesta dimos comienzo a las olimpiadas PKU – O.T.M. 2008. Hicimos dos equipos y compitieron entre ellos en diferentes pruebas: carreras de sacos, llevar un huevo en la cuchara, andar todo el equipo con los pies atados, adivinar mímica interpretada por los monitores, hacer torres de cartas, y así hasta 13 pruebas divertidas y entretenidas. Nos lo pasamos muy bien y poco a poco fuimos consiguiendo nuestro objetivo, que se involucraran en el equipo y fomentar una competitividad sana.

Después del ejercicio nos fuimos a reponer fuerzas con una buena merienda, durante la merienda se sentaron todos en grupo y comenzaron a charlar entre ellos así que decidimos dejarles tiempo libre hasta la hora de la cena para que se relacionen entre ellos. Es sorprendente ver como ha cambiado su relación, cuando empezamos con estas salidas prácticamente no hablaban entre ellos y ahora son una verdadera piña. Antes de cenar dimos un paseo por la zona y así aprovechamos para llevar la basura entre todos hasta los contenedores que estaban un poco lejos.

Después de le cena les sorprendimos con una fiesta con ponche sin alcohol, confeti, antifaces, bengalas y por supuesto mucha música. Durante la fiesta realizamos la entrega de medallas a los participantes de las olimpiadas. Viendo lo bien que se lo estaban pasando bailando decidimos ampliar el horario de la velada hasta la 1:00.

DOMINGO 8
La mañana del domingo la dedicamos a las manualidades, es algo que no les gusta demasiado pero creemos que es beneficioso para ellos porque les ayuda a aprender a concentrarse y a darse cuenta de lo que son capaces de hacer. Al comenzar una manualidad siempre se creen que no van a ser capaces de hacerla y al terminar se sorprenden de los bien que les han quedado. La manualidad elegida para esta ocasión fue un potato de tierra al que en unos días le saldría hierba a modo de pelo. Era muy sencillo, consiste en rellenar una media con tierra y semillas de hierba y después decorarlo como si fuera una cara, con unos botones hicimos los ojos y con hilo les cosimos una boca. Con los botones les tuvimos que echar una mano pero las bocas las hicieron ellos solos y la verdad es que quedaron bastante bien. No sabemos si a los suyos les ha crecido el pelo pero al que nos llevamos los monitores le ha salido una buena mata de pelo que no deja de crecer.

Una vez terminada la manualidad tomamos un aperitivo y después todos a comer. Después de comer tocaba recoger ya que pronto darían las cinco y el fin de semana llegaba a su fin.

Compartir: