:: Cursillo de cocina

Después de soportar unas cuantas olas de frío nos llega a Euskadi el buen tiempo y con ello las ganas de salir de casa y qué mejor cosa que celebrarlo con un cursillo de cocina, de esos que te dan la oportunidad de, aparte de aprender, de ir probando diversos sabores para llenar el estómago antes de comer. Y así, de esta guisa llegó el domingo día 13 de marzo.

Los niños y niñas de nuestra asociación, como por arte de magia, desaparecieron junto con algunos padres y acabaron en un auditorio donde presenciaron e intervinieron en una obra de teatro en la cual les narraron e hicieron partícipes de diversas historias sobre varios objetos que había allí.

Mientras los “peques” disfrutaban del teatro una madre de la asociación, concretamente Chelo, empezó a impartir el cursillo de cocina. Ella nos presentó su “robot” que hacía varias funciones: pesar, picar, calentar…, sólo le faltaba hablar. Con este aparato nos preparó varios platos que luego degustamos. Entre las recetas elaboradas destacan la limonada, el sorbete de limón y fresa, croquetas de verduras varias, masa para pizza, la propia pizza con verduras y champiñón, panecillos, arroz con verduras y champiñón.

A la vez que se iban haciendo los platos se procedía a la explicación de ellos y sus trucos. Mientras los presentes tomábamos nota de las recetas, hacíamos preguntas, comentarios y se iban sacando fotografías de los diversos platos elaborados. De vez en cuando, para desgracia de los que queremos conservar la línea, probábamos pequeñas muestras de lo que se iba cocinando y se nos iba haciendo la boca agua.

Sobre las 14:00 horas regresaron los niños del teatro y empezamos a degustar de la comida en parte encargada a una empresa de catering y el resto elaborada por algunas madres, los padres, en esto pintamos poco.

A la vez los PKU-OTM daban cuenta de las recetas preparadas en el cursillo y por lo que parece estaba al gusto de todos, nadie escribió nada en la hoja de reclamaciones, es más, a alguno hubo que decirle que se moderara.

Posteriormente tras el intercambio de conversaciones de sobremesa Irati, una chica PKU que está estudiando dietética, elaboró la correspondiente valoración de los platos preparados para los PKU-OTM

De repente llegó un autobús con niños de la asociación. Venían de disfrutar un precioso fin de semana en el balneario de Karrantza. Ya se lo imaginan, agua, baños, masajes, en fin, mucha paz, relax y tranquilidad. Espero que a los padres nos toque alguna vez.

Así acabó un domingo pre-primaveral con la ilusión de volver a vernos en próximos encuentros.

Compartir: