:: Convivencias Plentzia 2007

Un año más nos hemos reunido en convivencias las familias PKU y OTM al completo. Esta vez lo hemos hecho en la residencia de Plentzia, un entorno ideal para el disfrute del fin de semana que además nos ha regalado un tiempo fabuloso, me atrevería a decir que incluso mejor que en el verano.

Estábamos citados el viernes a las 12 del mediodía. Durante la mañana los monitores y Mike repartieron las bolsas con documentación sobre el evento, información turística y algunos regalos por las habitaciones que previamente nos había adjudicado la residencia por familias, lo cual nos facilitó mucho la entrada. Tuvimos alguna baja por enfermedad de última hora, algo con lo que siempre contamos, pero todo fue desarrollándose con la mayor normalidad.

Durante la tarde, y mientras los adultos y jóvenes nos reuníamos en el salón de actos para hablar de temas que nos preocupan dentro de la asociación, los monitores dividieron en dos grupos a los niños por edades, los mas mayores pasaron la tarde jugando a diferentes juegos de mesa (El camino de la vida, Hotel y Monopoly), mientras que el grupo de los pequeños comenzó la tarde leyendo y completando unos cuentos en los que debían de pegar pegatinas para rellenar los huecos. Una vez terminado esto, merendaron y continuaron coloreando unos dibujos de Harry Potter.

El sábado tuvimos una charla con el Dr. Aldámiz y la Dra. Montejo, los cuales nos comentaron las dificultades que encuentran en el seguimiento de nuestros hijos en relación con la dietista, médico de adultos especialista, ginecólogos especialistas o conocedores de estas enfermedades… etc. Realmente resulta bastante desolador que a estas alturas aún estemos hablando de estas cosas cuando deberíamos haberlo tenido todo resuelto hace tiempo. También nos entregaron un cuestionario anónimo para rellenar por las familias referente al nivel de satisfacción en la atención y seguimiento médico y hospitalario.

Mientras tanto los niños, junto con los monitores y algún padre de apoyo, se trasladaron en un autobús que contratamos al club de hípica Goiko-Mendi para montar a caballo, visitar los establos, etc. Para montar se organizaron tres grupos; mientras unos iban encima del caballo otros los llevaban desde el suelo y el tercer grupo miraba, de esta forma todos participaron, incluso los que en principio no querían montar. Durante este tiempo la monitora del club de hípica nos hizo realizar distintos ejercicios: tocar las orejas y la cola del caballo, ir de pie en los estribos, montar de lado, dar una vuelta en la montura…. Una vez hubimos montado todos, procedimos a quitar las monturas a los caballos para guardarlas y ver los establos. Por último limpiaron y cepillaron a un caballo.

Los niños regresaron encantados de la actividad, cada uno de ellos nos comentaba cómo se llamaba de su caballo y lo que había hecho. Creo que hemos acertado con este programa.

Por la tarde los adultos tuvimos una visita guiada de Plentzia que, debido al número de asistentes, tuvimos que dividir en dos grupos. Nuestros guías Aritz y Nerea nos enseñaron los edificios más emblemáticos de la Villa y nos explicaron su historia. También visitamos el museo marino. Todo resultó muy didáctico y las familias quedaron encantadas.

Al mismo tiempo nuestros niños, junto con los monitores, pasaron la tarde rellenando botellas con sal mezclada con tizas de colores que tuvieron que hacer polvo. También realizaron unas caretas, que tuvieron que recortar, pintar y poner la goma.

El domingo tuvimos una salida familiar que podíamos realizarla con nuestros hijos. Dimos la posibilidad de dos paseos: el más fácil llegaba hasta Astondo, bien bordeando la ría y siguiendo la playa o bien bordeando la ría seguido del paseo que hay alrededor de la playa. El otro fue mas duro pero muy espectacular: subimos hasta el Faro de Górliz donde hicimos una paradita para divisar la isla de Billano y bajamos a visitar los bunkers y el único cañón que perdura de los tres que hubo en su momento para proteger la costa. Seguido nos dispusimos a continuar el paseo bajando por los acantilados desde donde se contemplan unas vistas espectaculares de la costa. También visitamos las ruinas del fortín de Azkorriaga que se encuentran en la punta Uztrikotzek y que popularmente se conocen como El castillo roto. Fue construido en el siglo XVIII para la defensa de la bahía. Los que asistieron a este paseo quedaron sorprendidos por la espectacularidad del paisaje. Llegamos a la residencia justo a la hora de comer.

Después de comer recogimos nuestras cosas y nos dispusimos a regresar a nuestras casas, muy satisfechos con lo acontecido durante el fin de semana.

No hay que olvidar que durante las convivencias las familias dialogan de forma informal unas con otras, y se sacan fuera muchas angustias que nos ahogan, se intercambian recetas y formas de abordar los problemas que cada día nos sorprenden en nuestros hijos. Por la experiencia que hemos tenido a lo largo de estos años, creemos que es la mejor forma de relacionarse y hacer amistades entre los asociados, y particularmente entre los PKU y O.T.M.

Nuestro mas profundo agradecimiento a todos los trabajadores de la residencia de Plentzia. Todos sin excepción han tenido un comportamiento ejemplar tanto con los niños como con nuestras familias: muchísimas gracias a todos. Asimismo agradecer a las familias de la asociación que han elaborado los segundos platos y postres; sin ellos esto no sería posible.

No quiero olvidarme de Marisa. Gracias por asistir. Sabemos lo difícil que te habrá resultado acompañarnos sin José Mari, pero la vida nos sorprende desagradablemente cuando menos lo pensamos, y hay que continuar. Nosotros te ayudaremos en todo lo que podamos. Él sigue en nuestra asociación: nos vigila y acompaña en todo lo que hacemos.

Cristina Lería

Compartir: