Respiro familiar Karrantza

Al llegar a la casa, a modo de presentación se les repartió una cartulina a cada uno de ellos en la que aparecía el su nombre y el numero de habitación que les correspondía. En cada habitación habíamos pegado ya, el numero y los nombres de los ocupantes; de esta manera podrían encontrar su cuarto sin problema alguno.

Cursillo de cocina

Después de soportar unas cuantas olas de frío nos llega a Euskadi el buen tiempo y con ello las ganas de salir de casa y qué mejor cosa que celebrarlo con un cursillo de cocina, de esos que te dan la oportunidad de, aparte de aprender, de ir probando diversos sabores para llenar el estómago antes de comer. Y así, de esta guisa llegó el domingo día 13 de marzo.

Facebook

Twitter

Flickr